Documentacion docente

Antonio perpiñá rodríguez

Un pionero de la sociología española (1910-1984)

 

 

I. Nació en Madrid el 19.I.1910, ciudad en la que, salvo breves periodos, permanecería desde entonces. Licenciado en Derecho con premio extraordinario en la Universidad Central (1932), donde se doctoró el 23.V.1936 con una tesis titulada Estudios sobre la concepción materialista de la historia (255 p.), todavía inédita. La elaboración de este estudio fue determinante en el progresivo desplazamiento de sus intereses intelectuales desde el campo del Derecho Político –que en todo caso luego nunca abandonó–, al de la Filosofía del Derecho, la Economía y, como punto en cierto modo de convergencia de todas ellas, al de la Sociología, donde concentró lo fundamental de sus aportaciones. A esta disciplina llegó Perpiñá de la mano de Severino Aznar [dcjepl, vol. I, p. 125, nº 101], justo en el momento en que, tras el lapso de la guerra civil, se hallaban los estudios sociológicos en pleno proceso de institucionalización académica, concluida ya la hora de la hegemonía krausista de los anteriores años de la República. El “cristianismo social” liderado por aquella figura carismática que representaba Aznar en aquel contexto, tuvo el efecto sobre él no sólo de vincularle de por vida a un modelo esencialmente teorético de quehacer sociológico, de orientación moral fundamental (humanístico), sino su aproximación también al tratamiento de los problemas específicos de los Seguros Sociales. Éstos constituirían el núcleo sustancial de sus preocupaciones no sólo intelectuales, a partir de su ingreso en el Instituto Balmes de Sociología (CSIC) al poco de su erección en 1943, sino también de su dedicación profesional extra-académica en el Instituto Nacional de Previsión (1942-1947). Incorporado a la Caja Nacional de Subsidios Familiares de esta institución en 1942, tras su frustrado intento, por razones personales, de opositar a cátedra de Derecho Político en la Universidad de Madrid, en ella ejerció responsabilidades de Interventor de Empresas Delegadas y, posteriormente, Jefe de Sección (1943). Movido sin embargo por su natural vocación universitaria, decidió en 1947 regresar a la Cátedra de Derecho Político de C. Ruíz del Castillo [dcjepl, vol. II, 1º, pp. 442-443, nº 949] en la Universidad de Madrid, a la que ya había estado asociado tiempo atrás como Ayudante (1939-1942). Profesor Adjunto desde entonces, con la transformación en 1952 de la Cátedra de Teoría de la Sociedad y de la Política de la Facultad de CC. Políticas y Económicas de la Universidad Complutense en nueva cátedra de Sociología, vio Perpiñá nueva ocasión de preparar oposiciones. Pero, una vez más, razones extra-académicas volvieron a impedírselo. Resolvió por ello incorporarse como profesor de esa nueva disciplina en el Instituto León XIII, fundado apenas un año antes por quien entonces era titular de la sede episcopal de Málaga, Ángel Herrera Oria [dcjepl, vol. I, pp. 414-415, nº 410]. Allí Perpiñá consiguió la cátedra de Sociología (1965) que no logró en las anteriores ocasiones, una vez el Instituto pasó a integrarse en la Facultad de Filosofía de la Universidad Pontificia de Salamanca como Sección de CC. Sociales en 1964 (desde 1971 Facultad autónoma y, cinco años después, de Ciencias Políticas y Sociología León XIII). [Por otro lado, por una Orden Ministerial de 1.II.1973, Perpiñá fue nombrado profesor adjunto de Universidad, del cuerpo nacional, en expectativa de destino (M. J. Peláez)].

 

II. Consagrado íntegramente a la Sociología, sin abandonar la perspectiva política de fondo, fue uno de los protagonistas en el desarrollo de esta disciplina y de su aplicación en la España de mitad de siglo. No sólo a través de su magisterio, dilatado y fecundo, sino a través también de su participación en la génesis de algunas de las instituciones que siguen siendo, todavía hoy, vehículo principal de la producción científica en esta disciplina. Miembro, en efecto, de la comisión fundacional de la Asociación Española de Sociología (1949), junto a Carmelo Viñas Mey [dcjepl, vol. II, 2º, pp. 102-104, nº 1315], Miguel Sancho Izquierdo [dcjepl, vol. II, 1º, pp. 495-496, nº 1006], Luis Legaz Lacambra [dcjepl, vol. I, pp. 466-469, nº 456], José Corts Grau [dcjepl, vol. I, pp. 249-250, nº 244], Antonio Truyol Serra [dcjepl, vol. II, 1º, pp. 609-611, nº 1150], Enrique Gómez Arboleya [dcjepl, vol. I, pp. 384-385, nº 378], Francisco Javier Conde [dcjepl, vol. I, pp. 239-241, nº 232], Carlos Ollero [dcjepl, vol. II, 1º, pp. 210-211, nº 706], Manuel Fraga Iribarne y otros, en 1964 formó parte de su primera Junta Directiva bajo la presidencia de Legaz Lacambra, Subsecretario, por aquel entonces, de Educación Nacional. Igualmente, en 1960, fue nombrado Secretario del Instituto Balmes de Sociología, así como de la Revista Internacional de Sociología entonces editada por aquella institución, asumiendo el cargo de Director del Instituto a partir del año 1972. Fue miembro también de la Asociación Española de Ciencia Política, del Comité Nacional del Instituto de Clases Medias, de la Asociación Española para el Estudio Científico de los Problemas de Población, así como del Institut International de Sociologie, de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas de Buenos Aires (académico correspondiente) y del Instituto romano “Luigi Sturzo”, de cuyo Consejo de Administración fue llamado a formar parte en 1966 junto a otros catorce socios extranjeros (J. Maritain, F. Mauriac, R. Pollock, el sociólogo N. S. Timascheff, etc.). Candidato junto a López Rodó [dcjepl, vol. I, pp. 494-495, nº 482] y Fraga Iribarne en 1960 a la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, ingresaría definitivamente en ella cinco años después (19.I.1965), cubriendo la vacante como miembro numerario (36) del leonés L. Martín Granizo (1884-1964). Su discurso de ingreso, bajo el título Nueva y Vieja Sociología fue pronunciado el 24.I.1967, con contestación de Viñas Mey. En la misma Academia ocupó distintos cargos académicos como miembro de la Comisión Interior y de Hacienda. Falleció en Madrid el 25.IX.1984.

 

III. Su obra, amplia pero no excesiva, discurrió por los mismos planos por los que, a veces debido a la fortuna, hubo de moverse Perpiñá. En ella destacan, especialmente, sus volúmenes dedicados sistemáticamente a la exposición del contenido, determinación del estatuto epistemológico y metodología de la sociología, como sus dos volúmenes sobre Teoría de la realidad social. Los problemas del hombre y de la vida humana, publicados por el Instituto Balmes de Sociología del CSIC, Madrid, 1949 y 1950; su extenso manual de Sociología General, Madrid, 1956, 1960 2a. ed.; Métodos y criterios de la Sociología Contemporánea, Madrid, 1958, con el que obtuvo en 1956 el Premio Internacional de ensayos del citado Instituto “Luigi Sturzo”, y que aparecería luego en italiano: Il metodo sociologico nella prima metà del secolo XX, publicado por Zanichelli, en Bolonia, 1961; e Introducción a la teoría sociológica. Metasociología, Madrid, 1984, con el que cerraría –a modo de primera parte– la trilogía sobre “la teoría de la realidad social” proyectada con la edición de los dos primeros vols. citados al comienzo. Teórico de la Seguridad Social, a sus problemas dedicó tanto volúmenes de carácter general (Filosofía de la Seguridad Social, Madrid, 1952, y Sociología de la Seguridad Social, Madrid, 1972), como otros sectorialmente orientados al análisis de la propiedad (La propiedad. Una crítica del dominiocentrismo, Madrid, 1959; El capitalismo: análisis sociológico, Madrid, 1970), de las clases medias (¿Hacia una sociedad sin clases?, Madrid, 1957; Encuesta universitaria sobre clases sociales, Madrid, 1963) y de la estructura salarial de España (La estructura económica de la sociedad española, Madrid, 1961; La estructura de salarios en España. Estudio sobre el salario diferencial, Madrid, 1962; Los salarios en la industria española y en el extranjero, Madrid, 1964). Sus escritos políticos se hallan repartidos en un buen número de artículos, conferencias y cursos publicados a lo largo de sus cuarenta años de oficio intelectual. Director de Sección (Sociología y Política) de la Gran Enciclopedia Rialp (1971-1979), fue redactor para ella de cuarenta y dos voces. [Entre otros artículos nos permitimos mencionar “New Deal” en la Previsión Social española. Comentario a las disposiciones recientes sobre financiación de los Seguros Sociales, en Revista de Trabajo, nº 7-8 (julio-agosto 1956), pp. 619-632 (M. J. Peláez)].

 

Juan C. Valderrama Abenza

 

 

En: PELÁEZ, Manuel J. (dir., ed. y coord.), Diccionario Crítico de Juristas Españoles, Portugueses y Latinoamericanos [dcjepl], vol. III (tomo 4º), Zaragoza-Barcelona 2012, pp. 439-440, nº 2.916.