Documentacion docente

1. Qué es una recensión o reseña bibliográfica ("review")

Una  recensión consiste, fundamentalmente, en un trabajo expositivo breve sobre el contenido de cualquier tipo de documento (distintas modalidades de texto científico o de ficción, documental, obra dramática, etc.), con dos pretensiones básicas: ser sintético y crítico.

Que sea sintético no significa solamente que deba ser breve en su extensión. Alude más bien a la intensidad con la que se examina la obra que se reseña. En efecto, la recensión debe poner de relieve lo fundamental de ese documento, la estructura básica e ideas fundamentales que la sostienen; cuáles son, por tanto, las claves de lectura que permiten comprender su contenido. No se trata, pues, de un simple resumen, puesto que a quien elabora la recensión le mueve un interés distinto al simple expositor: ofrecer luz sobre la totalidad del documento que analiza y posicionarse críticamente ante él.

Para ello es necesario un conocimiento suficiente del objeto de ese documento, es decir, de su contenido, de los términos con que se expone, del contexto en que se produce, etc. Presupone una familiarización básica tanto con los problemas como con las formas de expresarlos

Familiarizados así con los problemas, será necesario hacerlo también con el propio documento, cosa que exige varias lecturas: una primera de carácter general, otra en la que se resalten (incluso físicamente sobre el texto) las ideas y argumentaciones esenciales que permitirían justificar ciertos planteamientos, y otra -en este caso en diagonal- de la que se desprendiera una cierta visión de totalidad del volumen.

Además, la recensión debe ser crítica, incluso polémica en algunos casos. No se trata de juzgar, sin más, el contenido del documento en función de nuestros propios gustos o criterios, sino señalar, más bien, qué problemas pueden suscitarse a propósito de ciertas ideas suyas (o de la totalidad de la argumentación), qué lagunas o aspectos no resueltos merecerían mayor profundización, qué importancia, vigencia, actualidad... tiene el tema que se trata, etc. Evidentemente, si se entra en discusión con el autor –cosa perfectamente legítima– deben apuntarse del modo más claro posible las razones que justificaría hacerlo y las tesis que se defienden.

Debe en todo momento tenerse a la vista una orientación general, casi como si se tratase del fin del propio escrito: éste debería servir para animar e introducir en la lectura del libro a quienes todavía no lo hubieran hecho y, por tanto, desconocen su contenido, estructura y forma. Todo lo que se diga debe servir a este objetivo, suscitando el interés.

2. Estructura básica 

En la vida, por lo general, es más elegante la austeridad que la ostentación. A veces quien ostenta es más por carecer de algo que ofrecer que por poder realmente hacerlo. Esto suele ser verdad también para cualquier trabajo académico.

Conviene por eso ser austeros en la presentación del trabajo, aunqueno cicatero. Deben ofrecerse todos los datos relativos a la obra que se reseña, su autor y su contexto, sin ausencia de ninguno de ellos ni desplazándolos a otras partes del trabajo. Esos datos pueden figurar en la portada del modo como sigue:

  • Título (en este caso, el del libro que toca reseñar: Apellido del Autor, Inicial de Nombre, Título de la obra en cursiva, Editoria, Lugar y año). Todo ello centrado y en un tamaño de entre 16 y 18 pto.
  • Autor de la recensión (en tramaño algo menor, también centrada)
  • Asignatura y Grupo  (formato de fuente normal, margen derecho de página, 12 pto.)
  • Fecha (basta concretar curso, debajo de lo anterior, en margen derecho también de página) 

El formato de letra será: 

  • Fuente: "Times" o "Times New Roman", 12 pto.
  • Párrafo: espaciado de 0,5 línea anterior e inferior (o Automático), con interlineado sencillo. Alineación de párrafo justificado en ambos márgenes (salvo que uno lo haga en verso..., de lo contrario es una "modernez").

En cuanto a la extensión... Como pauta sirvan 15.000 caracteres o 5 páginas en formato A4. En todo caso, todo depende de qué tenga uno que decir. De ahí la necesidad de buena capacidad de síntesis y tener claro de entrada qué es lo que se quiere decir. Para ello será útil elaborar previamente un esquema de las ideas para su desarrollo posterior, en lugar de escribir directamente.

No tratándose de un trabajo académico de largos vuelos, ni obviamente de un artículo, no conviene dividir el texto en epígrafes ni capítulos: debe ofrecerse una sola argumentación, por lo que cualquier tipo de índice estaría de más. Ahora bien, para que en cualquier caso la argumentación resulte coherente y ofrezca algo, debe suponer una cierta estructura. Los aspectos fundamentales en los que habría que reparar serían los siguientes:

1. Presentación de la obra

A veces los datos relativos a la obra (autor, título, editorial...) se recogen descriptivamente en los inicios de la argumentación, sin más abundamiento. De todos modos, es mejor que se ofrezcan esos datos en un primer párrafo de carácter narrativo, presentando brevemente el objeto de lo que a partir de ese momento comenzará a discutirse o exponerse. La lectura del Prólogo o la Introducción de la obra -si tuviera- puede ofrecernos muchas pistas para orientar esa primera parte, sobre todo los relativos a la trayectoria biográfica, intelectual o bibliográfica del autor.

2. Descripción del contenido

Se trata del cuerpo central de la reseña. Debe ofrecer una exposición argumentada del contenido del libro según los objetivos y pretensiones de su autor, sean más o menos explícitos. Para ello es útil someterse, aunque con cierta flexibilidad, a los siguientes aspectos:

  • Determinar el tema que se discute y su naturaleza;
  • Qué rasgos generales caracterizan ese tema en la obra que se analiza;
  • Qué conclusiones principales se alcanzan, o se puede conjeturar que se consiguen.

3. Resaltar ideas predominantes

No todas las ideas contenidas argumentalmente en el libro tienen que recogerse en la exposición del trabajo. Lo ideal es detenerse en aquellas que uno piensa que son más importantes para comprender el sentido de ese documento, las intenciones de su autor, su importancia, la novedad que aporta, etc. Eso sí... justifíquese cuanto se diga mediante citación expresa, siempre breve, de la propia fuente.

Todas las citas que se incorporen deben ser breves, extraídas por su singular importancia en el conjunto del texto. Deben ir "entrecomilladas", y acompañadas del número de página entre paréntesis (p. X o pp. XX) dentro del propio cuerpo del trabajo (no, pues, en nota a pie de página). No deben ser demasiadas (para leer al autor, lo mejor será ir a su libro...), pero tampoco inexistentes: que sean las justas, ni más ni menos.

4. Valoración personal o crítica

Una buena recensión no es aséptica o neutral, sino que refleja la posición del autor ante lo que cualquiera puede encontrarse en el libro que analiza. Se trata, fundamentalmente, de dejar constancia del valor, interés o utilidad que tiene tanto ese volumen como algunos de los puntos concretos de su contenido.

En todo caso, la valoración, sea positiva o negativa, no puede ser genérica. Debe ofecerse respecto a rasgos concretos del volumen, materiales o de contenido: en cuanto a su bibliografía de apoyo (si profusa, escasa, especializada, general, etc.), a su capacidad ejemplificadora, a su composición, a su presentación material incluso (cosa que permite juzgar el papel que en la cultura juegan quienes visten las ideas, las casas editoriales), a su estilo y calidad expositiva... 

Después de todo esto, solo quedará entregarlo... y dentro de fecha, claro.-

 

Volver a Cursos y documentación